Ejecutar Linux en Windows 10 con WSL

Aprovechando que recientemente Microsoft ha lanzado la versión 2 de su WSL (Windows Subsystem for Linux), vamos a hablar sobre esta funcionalidad que personalmente me resulta de gran utilidad, y lo haremos abordándola desde un punto de vista principalmente práctico.

Linux en Windows

Creo que todo usuario de Linux estará de acuerdo conmigo en que la mejor forma de instalar Linux es hacerlo de la forma tradicional, es decir, con sus correspondientes particiones, de forma que podamos encender nuestro PC directamente en nuestra distro preferida con el cien por cien de recursos y opciones disponibles.

Pero esto no es siempre posible, y aunque lo fuera tenemos múltiples opciones que podemos aprovechar en función de nuestras necesidades, como por ejemplo:

  • Ejecutar Linux en modo live USB o CD.
  • Crear una máquina virtual con la distro que elijamos.
  • Instalar Linux en un SBC (Single Board Computer) como puede ser una Raspberry Pi.
  • Instalar Linux dentro de Windows 10, como si de una aplicación más se tratase.

Todas éstas son opciones muy válidas y tienen sus propias ventajas e inconvenientes con respecto a una instalación tradicional. Nosotros hoy, tal y como reza el título de esta entrada, nos centraremos en la última de ellas.

Inconvenientes de ejecutar Linux desde Windows

Puesto que de partida ya imaginamos que este sistema tendrá muchas limitaciones, hablaremos primero de ellas, para luego ver sus virtudes:

  • Solo podemos hacer uso de la consola, es decir, no tenemos disponible ningún sistema de escritorio.
  • La lista de distribuciones disponibles es muy limitada.
  • El rendimiento es bastante inferior a una instalación nativa. Por lo que he podido leer el rendimiento debería ser superior al de una máquina virtual, por mi experiencia con WSL 1 no pondría la mano en el fuego por ello.

Seguro que tiene muchas más limitaciones, pero estas han sido para mi las más evidentes o las que más me han afectado mientras hago uso de este sistema, y son muchas menos de las que en un principio había esperado.

Ventajas de ejecutar Linux desde Windows

Y una vez vistas las desventajas, veamos ahora algunas de sus virtudes:

  • Disponer de toda la potencia de la consola de Linux sin necesidad de reiniciar, levantar una máquina virtual o conectar a un host Linux. Esto lo agradecerán sobre todo los usuarios más habituales y avanzados de Linux.
  • Reducir el número de reinicios para alternar entre sistemas operativos. Aunque esto no es más que una consecuencia del punto anterior.
  • Poder acceder a los archivos de Windows desde la consola de Linux, con lo que conseguimos utilizar la potencia de la consola de Linux en el propio sistema de ficheros de Windows.
  • Si eres desarrollador web y trabajas en Windows, podrás olvidarte de aplicaciones que seguro conoces como WAMP, XAMPP, Appserv, etc. Podrás tener un servidor LAMP dentro de Windows, con todos los beneficios que ello supone.

Al igual que indiqué con los inconvenientes, parecen pocas ventajas y seguro que tiene muchas más, pero estas son las que hasta el momento más me han aportado a mi.

¿Merece la pena instalar Linux dentro de Windows?

Y una vez vistas las ventajas y los inconvenientes, la pregunta que surge automáticamente es si merece la pena instalar Linux dentro de Windows, y para mi la respuesta es un Si rotundo.

Evidentemente una instalación de estas características nunca podrá sustituir a una instalación tradicional, pero esta no es la intención de WSL. En cambio si la vemos como un complemento a nuestro sistema operativo Windows, es una funcionalidad que le hace ganar muchos puntos: podremos utilizar herramientas como VIM o Emacs, todos los comandos disponibles en Linux sobre los archivos de Windows, servidores como Apache, MySQL u Open SSH, etc.

Y lo mejor es que no tienes que elegir, es decir, yo en mi equipo tengo una instalación tradicional de Ubuntu y Windows 10 con Grub en la partición de arranque. Pero es que además dentro de Windows 10 tengo instalado otro Ubuntu con WSL que lo complementa y lo potencia, así que de nuevo la respuesta es Si.

Distribuciones de Linux disponibles para instalar en Windows

Ya lo adelantamos en el apartado de limitaciones, la lista de distribuciones de Linux disponibles para instalar es bastante limitada:

  • Debian
  • Ubuntu
  • Suse
  • openSuse
  • Kali Linux

Y es que teniendo en cuenta la gran cantidad de distribuciones de Linux existentes es de esperar que muchos usuarios echen de menos su distribución preferida, pero si valoramos el uso que haremos de esta distro es posible que la oferta no esté nada mal.

También existen algunas distribuciones derivadas de las «originales» creadas específicamente para trabajar con WSL como son:

  • Fedora Remix for WSL
  • WLinux
  • WLinux Enterprise
  • Alpine WSL

Algunas cosas que te interesará saber

Y a modo práctico, algunos tips variados que he creído que podrían resultar interesante y que no he podido encajar en ninguna otra parte de esta entrada son las siguientes:

  • Desde Linux tendrás acceso al sistema de archivos de Windows en la ruta /mnt/c. La «c» se corresponde con la letra de la unidad a la que queremos queremos acceder.
  • Aunque cierres la venta de tu Linux el sistema seguirá funcionando de fondo, por lo que podrás hacer pleno uso de servicios como Cron, Apache2, etc.
  • No podrás hacer uso de copiar y pegar como es habitual en un emulador de consola en el escritorio de Linux o una sesión de SSH con Putty.
  • En un mismo SSOO Windows puedes instalar más de una distribución de Linux.
  • Aunque no lo he probado, puedes mantener varias instalaciones de SSOO Linux corriendo en versiones distintas de WSL.

Diferencias entre WSL 1 y WSL 2

Y ya que abrimos el artículo haciendo referencia a las versiones de WSL, veamos cuales con las diferencias. WSL 1 y 2 ofrecen prácticamente la misma experiencia de usuario. Las mejoras de WSL 2 están enfocadas exclusivamente en el rendimiento, y focalizadas en dos puntos principales:

  1. Mejora en el rendimiento del sistema de ficheros.
  2. Mejora del rendimiento de las llamadas entre Windows y Linux mediante el sistema que han denominado Full System Call Compatibility.

Pero como todavía no he probado WSL 2, de momento no puedo daros mi opinión al respecto.

Créditos y Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *